Todas las aves del cielo se habían ido

 

¿Cuándo se ve a la hija de su pueblo en adulterio, prevaricación, mintiendo, y  no se fortalecen de la verdad en la tierra, ya que proceden de mal en mal y desconocen a Jesús… también se ve que las aves de los cielos hasta las bestias de la tierra huyen, y Jerusalén se reduce a un montón de ruinas, en morada de chacales y las ciudades de Judá en desolación que no queda morador…?

 

1¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo!... Porque todos ellos son adúlteros, congregación de prevaricadores. 3Hicieron que su lengua lanzara mentira como un arco, y no se fortalecieron para la verdad en la tierra; porque de mal en mal procedieron, y me han desconocido, dice Jesús 10Por los montes levantaré lloro y lamentación, y llanto por los pastizales del desierto; porque fueron desolados hasta no quedar quien pase, ni oírse bramido de ganado; desde las aves del cielo hasta las bestias de la tierra huyeron, y se fueron. 11Reduciré a Jerusalén a un montón de ruinas, morada de chacales; y convertiré las ciudades de Judá en desolación en que no quede morador.” (Jer. 9:1-11)

 

¿Por qué llegan a faltar los ganados y las aves?

 

4¿Hasta cuándo estará desierta la tierra, y marchita la hierba de todo el campo? Por la maldad de los que en ella moran, faltaron los ganados y las aves; porque dijeron: No verá Dios nuestro fin.

 

¿Por qué las almas que son cazadas al vuelo… las libra Jesús de dichas manos y saldrán volando como aves…?

 

20Por tanto, así ha dicho Jesús el Señor: He aquí yo estoy contra vuestras vendas mágicas, con que cazáis las almas al vuelo; yo las libraré de vuestras manos, y soltaré para que vuelen como aves las almas que vosotras cazáis volando. 21Romperé asimismo vuestros velos mágicos, y libraré a mi pueblo de vuestra mano, y no estarán más como presa en vuestra mano; y sabréis que yo soy Jesús. 22Por cuanto entristecisteis con mentiras el corazón del justo, al cual yo no entristecí, y fortalecisteis las manos del impío, para que no se apartase de su mal camino, infundiéndole ánimo, 23por tanto, no veréis más visión vana, ni practicaréis más adivinación; y libraré mi pueblo de vuestra mano, y sabréis que yo soy Jesús.” (Eze. 13:20-23)

 

¿Por qué a los que huyen como aves espantadas… hay que esconderlas y no entregarlas a las errantes,… más bien hacerles morar con uno,… haciendo que se apresure la justicia?

 

1Enviad cordero al señor de la tierra, desde Sela del desierto al monte de la hija de Sion. 2Y cual ave espantada que huye de su nido, así serán las hijas de Moab en los vados de Arnón (Limites de los territorios de Moab Núm 21:13). 3Reúne consejo, haz juicio; pon tu sombra en medio del día como la noche; esconde a los desterrados, no entregues a los que andan errantes. 4Moren contigo mis desterrados, oh Moab; sé para ellos escondedero de la presencia del devastador; porque el atormentador fenecerá, el devastador tendrá fin, el pisoteador será consumido de sobre la tierra. 5Y se dispondrá el trono en misericordia; y sobre él se sentará firmemente, en el tabernáculo de David, quien juzgue y busque el juicio, y apresure la justicia.” (Isa.16:1-5 Para identificar a Moab como una ave que esta en el oriente ver: Isa. 46:11; Isa. 11:13)

 

¿Qué se ve cuando la gloria de Efraín vuela como una ave?

 

11La gloria de Efraín volará cual ave, de modo que no habrá nacimientos, ni embarazos, ni concepciones. 12Y si llegaren a grandes sus hijos, los quitaré de entre los hombres, porque ¡ay de ellos también, cuando de ellos me aparte! 13Efraín, según veo, es semejante a Tiro, situado en lugar delicioso; pero Efraín sacará sus hijos a la matanza. 14Dales, oh Jesús, lo que les has de dar; dales matriz que aborte, y pechos enjutos. 15Toda la maldad de ellos fue en Gilgal; allí, pues, les tomé aversión; por la perversidad de sus obras los echaré de mi casa; no los amaré más; todos sus príncipes son desleales. 16Efraín fue herido, su raíz está seca, no dará más fruto; aunque engendren, yo mataré lo deseable de su vientre. 17Mi Dios los desechará, porque ellos no le oyeron; y andarán errantes entre las naciones.” (Oseas 9:11-17)

 

flecha2