Quebrantare al asirio

 

¿Después de quien es castigará el fruto de la soberbia del corazón del rey de Asiría, y la gloria de la altivez de sus ojos?

 

12Pero acontecerá que después que el Señor haya acabado toda su obra en el monte de Sion y en Jerusalén, castigará el fruto de la soberbia del corazón del rey de Asiría, y la gloria de la altivez de sus ojos. 13Porque dijo: Con el poder de mi mano lo he hecho, y con mi sabiduría, porque he sido prudente; quité los territorios de los pueblos, y saqueé sus tesoros, y derribé como valientes a los que estaban sentados; 14y halló mi mano como nido las riquezas de los pueblos; y como se recogen los huevos abandonados, así me apoderé yo de toda la tierra; y no hubo quien moviese ala, ni abriese boca y graznase. 15¿Se gloriará el hacha contra el que con ella corta? ¿Se ensoberbecerá la sierra contra el que la mueve? ¡Como si el báculo levantase al que lo levanta; como si levantase la vara al que no es leño! 16Por esto el Señor, Jesús de los ejércitos, enviará debilidad sobre sus robustos, y debajo de su gloria encenderá una hoguera como ardor de fuego. 17Y la luz de Israel será por fuego, y su Santo por llama, que abrase y consuma en un día sus cardos y sus espinos. 18La gloria de su bosque y de su campo fértil consumirá totalmente, alma y cuerpo, y vendrá a ser como abanderado en derrota. 19Y los árboles que queden en su bosque serán en número que un niño los pueda contar.” (Isa. 10:12-19 ver además Isa. 10:20-34)

 

¿Cuando Jesús extienda su mano sobre el norte,… destruye a Asiría, y convierte a nínive en asolamiento y en sequedal como un desierto,…?

 

13Y extenderá su mano sobre el norte, y destruirá a Asiria (Tierra de caldeos, los cuales fundaron Babilonia Isa. 23:13; Isa. 13:19 Además Asiria en la profecía representa a todas las naciones en las cuales Jesús extiende su mano, para quebrantarlo y hollarle en sus montes y quitar así el yugo de ellos y su carga de su hombro Isa. 14:24-27), y convertirá a Nínive en asolamiento y en sequedal como un desierto. 14Rebaños de ganado harán en ella majada, todas las bestias del campo; el pelícano también y el erizo dormirán en sus dinteles; su voz cantará en las ventanas; habrá desolación en las puertas, porque su enmaderamiento de cedro será descubierto. 15Esta es la ciudad alegre que estaba confiada, la que decía en su corazón: Yo, y no más. ¡Cómo fue asolada, hecha guarida de fieras! Cualquiera que pasare junto a ella, se burlará y sacudirá su mano.” (Sof. 2:13-15)

flecha2