Rey violento se enseñoreará de ellos

¿Jesús aborrece al que ama la violencia?

 

5Jesús prueba al justo;  Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.” (Sal. 11:5)

 

¿Qué acontece... a hijos mentiros que no quieren oír la ley de Jesús... y confían en violencia e iniquidad y en ello se apoyan...?

 

9Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jesús; 10que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; 11dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel. 12Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado; 13por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente. 14Y se quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para traer fuego del hogar, o para sacar agua del pozo. 15Porque así dijo Jesús el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis, 16sino que dijisteis: No, antes huiremos en caballos; por tanto, vosotros huiréis. Sobre corceles veloces cabalgaremos; por tanto, serán veloces vuestros perseguidores. 17Un millar huirá a la amenaza de uno; a la amenaza de cinco huiréis vosotros todos, hasta que quedéis como mástil en la cumbre de un monte, y como bandera sobre una colina.” (Isa. 30:8-17)

 

¿Será el violento acabado...?

 

20Porque el violento será acabado, y el escarnecedor será consumido; serán destruidos todos los que se desvelan para hacer iniquidad, 21los que hacen pecar al hombre en palabra; los que arman lazo al que reprendía en la puerta, y pervierten la causa del justo con vanidad. 22Por tanto, Jesús, que redimió a Abraham, dice así a la casa de Jacob: No será ahora avergonzado Jacob, ni su rostro se pondrá pálido; 23porque verá a sus hijos, obra de mis manos en medio de ellos, que santificarán mi nombre; y santificarán al Santo de Jacob, y temerán al Dios de Israel. 24Y los extraviados de espíritu aprenderán inteligencia, y los murmuradores aprenderán doctrina.” (Isa. 29:20-21 ver además Eze. 7:10-13) ¿Toda la multitud violenta es terminada en el día del furor de Jesús cuando juzgue de acuerdo al camino que sé a seguido, tendrá el ojo de Jesús misericordia en aquel día? “...Ahora pronto derramaré mi ira sobre ti, y cumpliré en ti mi furor, y te juzgaré según tus caminos; y pondré sobre ti tus abominaciones. 9Y mi ojo no perdonará, ni tendré misericordia; según tus caminos pondré sobre ti, y en medio de ti estarán tus abominaciones; y sabréis que yo Jesús soy el que castiga10He aquí el día, he aquí que viene; ha salido la mañana; ha florecido la vara, ha reverdecido la soberbia. 11La violencia se ha levantado en vara de maldad; ninguno quedará de ellos, ni de su multitud, ni uno de los suyos, ni habrá entre ellos quien se lamente. 12El tiempo ha venido, se acercó el día; el que compra, no se alegre, y el que vende, no llore, porque la ira está sobre toda la multitud. 13Porque el que vende no volverá a lo vendido, aunque queden vivos; porque la visión sobre toda la multitud no se revocará, y a causa de su iniquidad ninguno podrá amparar su vida. 14Tocarán trompeta, y prepararán todas las cosas, y no habrá quien vaya a la batalla; porque mi ira está sobre toda la multitud. 15De fuera espada, de dentro pestilencia y hambre; el que esté en el campo morirá a espada, y al que esté en la ciudad lo consumirá el hambre y la pestilencia. 16Y los que escapen de ellos huirán y estarán sobre los montes como palomas de los valles, gimiendo todos, cada uno por su iniquidad. 17Toda mano se debilitará, y toda rodilla será débil como el agua. 18Se ceñirán también de cilicio, y les cubrirá terror; en todo rostro habrá vergüenza, y todas sus cabezas estarán rapadas. 19Arrojarán su plata en las calles, y su oro será desechado; ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día del furor de Jesús; no saciarán su alma, ni llenarán sus entrañas, porque ha sido tropiezo para su maldad.” (Eze. 7:8-21)

 

¿En que tierra nunca más se oirá violencia... y sus muros serán llamados Salvación y sus puertas Alabanza? 

 

“...y te llamarán Ciudad de Jesús, Sion del Santo de Israel... y conocerás que yo Jesús soy el Salvador tuyo y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob...  18Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tu territorio, sino que a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas Alabanza.” (Isa. 60:14-18)

 

¿Quién libra del varón violento?

 

31Porque ¿quién es Dios sino sólo Jesús? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?... 48El que me libra de mis enemigos, Y aun me eleva sobre los que se levantan contra mí; Me libraste de varón violento.” (Sal. 18:31-48 ver además Sal. 72:12, Sal. 103:6) ¿Cuándo Jesús juzgue al huérfano y al oprimido, el hombre no vuelve hacer violencia en la tierra? 17El deseo de los humildes oíste, oh Jesús; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído, 18Para juzgar al huérfano y al oprimido, A fin de que no vuelva más a hacer violencia el hombre de la tierra.” (Sal. 10:17-18) ¿Dios para librar de la espada a los pobres,… y de la mano de violencia hace que los perversos,… anden de día tropezando en tinieblas, y a mediodía a tientas como de noche?8Ciertamente yo buscaría a Dios, Y encomendaría a él mi causa; 9El cual hace cosas grandes e inescrutables, Y maravillas sin número,… 13Que prende a los sabios en la astucia de ellos, Y frustra los designios de los perversos.  14De día tropiezan con tinieblas, Y a mediodía andan a tientas como de noche. 15Así libra de la espada al pobre, de la boca de los impíos, Y de la mano violenta.” (Job. 5:8-15)

 

¿Cuál es la porción del hombre impío y la herencia del hombre violento recibirá del Omnipotente?

 

13Esta es para con Dios la porción del hombre impío, Y la herencia que los violentos han de recibir del Omnipotente: 14Si sus hijos fueren multiplicados, serán para la espada; Y sus pequeños no se saciarán de pan. 15Los que de él quedaren, en muerte serán sepultados, Y no los llorarán sus viudas. 16Aunque amontone plata como polvo, Y prepare ropa como lodo; 17La habrá preparado él, mas el justo se vestirá, Y el inocente repartirá la plata. 18Edificó su casa como la polilla, Y como enramada que hizo el guarda. 19Rico se acuesta, pero por última vez; Abrirá sus ojos, y nada tendrá. 20Se apoderarán de él terrores como aguas; Torbellino lo arrebatará de noche. 21Le eleva el solano, y se va;  Y tempestad lo arrebatará de su lugar. 22Dios, pues, descargará sobre él, y no perdonará; Hará él por huir de su mano. 23Batirán las manos sobre él, Y desde su lugar le silbarán.” (Job. 27:13-23)

 

 flecha2