Provocaré a ira

 

¿Por haberse olvidado de su creador los hijos e hijas,… Jehovah los provoco a ira con una nación insensata,… y encendió fuego en su ira y arde hasta las profundidades del Seol y devora la tierra y sus frutos,… y amontona mal sobre ellos,… y que acontecerá a la nación insensata que devora a los siervos de Dios?

 

18De la Roca que te creó te olvidaste; Te has olvidado de Dios tu creador. 19Y lo vio Jehová, y se encendió en ira Por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas. 20Y dijo: Esconderé de ellos mi rostro, Veré cuál será su fin; Porque son una generación perversa, Hijos infieles. 21Ellos me movieron a celos con lo que no es Dios; Me provocaron a ira con sus ídolos; Yo también los moveré a celos con un pueblo que no es pueblo, Los provocaré a ira con una nación insensata. 22Porque fuego se ha encendido en mi ira, Y arderá hasta las profundidades del Seol; Devorará la tierra y sus frutos, Y abrasará los fundamentos de los montes. 23Yo amontonaré males sobre ellos; Emplearé en ellos mis saetas. 24Consumidos serán de hambre, y devorados de fiebre ardiente Y de peste amarga; Diente de fieras enviaré también sobre ellos, Con veneno de serpientes de la tierra. 25Por fuera desolará la espada, Y dentro de las cámaras el espanto; Así al joven como a la doncella, Al niño de pecho como al hombre cano. 26Yo había dicho que los esparciría lejos, Que haría cesar de entre los hombres la memoria de ellos, 27De no haber temido la provocación del enemigo, No sea que se envanezcan sus adversarios, No sea que digan: Nuestra mano poderosa Ha hecho todo esto, y no Jehová28Porque son nación privada de consejos, Y no hay en ellos entendimiento. 29¡Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, Y se dieran cuenta del fin que les espera! 30¿Cómo podría perseguir uno a mil, Y dos hacer huir a diez mil, Si su Roca no los hubiese vendido, Y Jehová no los hubiera entregado? 31Porque la roca de ellos no es como nuestra Roca, Y aun nuestros enemigos son de ello jueces. 32Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, Y de los campos de Gomorra; Las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, Racimos muy amargos tienen. 33Veneno de serpientes es su vino, Y ponzoña cruel de áspides. 34¿No tengo yo esto guardado conmigo, Sellado en mis tesoros? 35Mía es la venganza y la retribución; A su tiempo su pie resbalará, Porque el día de su aflicción está cercano, Y lo que les está preparado se apresura. 36Porque Jehová juzgará a su pueblo, Y por amor de sus siervos se arrepentirá, Cuando viere que la fuerza pereció, Y que no queda ni siervo ni libre. 37Y dirá: ¿Dónde están sus dioses, La roca en que se refugiaban; 38Que comían la grosura de sus sacrificios, Y bebían el vino de sus libaciones? Levántense, que os ayuden Y os defiendan. 39Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano. 40Porque yo alzaré a los cielos mi mano, Y diré: Vivo yo para siempre, 41Si afilare mi reluciente espada, Y echare mano del juicio, Yo tomaré venganza de mis enemigos, Y daré la retribución a los que me aborrecen. 42Embriagaré de sangre mis saetas, Y mi espada devorará carne; En la sangre de los muertos y de los cautivos, En las cabezas de larga cabellera del enemigo. 43Alabad, naciones, a su pueblo, Porque él vengará la sangre de sus siervos, Y tomará venganza de sus enemigos, Y hará expiación por la tierra de su pueblo.” (Deut. 32:18-43)

 

Document made with Nvu