Gran Babilonia

 

¿Puede identificarse a Babilonia como la gran Babilonia?

 

28Todo esto vino sobre el rey Nabucodonosor. 29Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real de Babilonia, 30habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?” (Dan. 4:28-29)

 

¿La Babilonia se puede identificar en la profecía como la gran ciudad?

 

8Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación. (Apoc. 14:8) Observe que Babilonia hace beber a todas las naciones el vino de su fornicación. Ahora veamos que la gran ciudad que es Babilonia en la profecía, también se le identifica como una mujer, 18Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.” (Apoc. 17:9) Ahora veamos que esta ciudad,… o esta mujer está sentada sobre la bestia llena de nombres de blasfemia,… que tiene siete cabezas y diez cuernos 1Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; 2con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. 3Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; 5y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.” (Apoc. 17:1-5)

 

¿Cuándo el séptimo ángel toca la trompeta,… la gran ciudad es dividida en tres?

 

17El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. 18Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. 19Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.” (Apoc. 16:17-19)

 

    Document made with Nvu